Predicadores

dscn3257.jpg

Versículo del día

Romanos 14:11
“Está escrito: «Tan cierto como que yo vivo —dice el Señor—, ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua confesará a Dios.»”

Brought to you by BibleGateway.com. Copyright (C) NVI. All Rights Reserved.
Vino nuevo en odres nuevos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Nueva Vid   

Marcos 2:21-22

INTRODUCCION
Cada vez que comienza un año es bueno pedirle una palabra a Dios, o estar
muy expectantes acerca de sus propósitos con nuestra vida, para que cuando
el año acabe, no sintamos que ese tiempo se perdió, y que no tuvo ningún
sentido. Hace tres años, un 31 de diciembre, Dios me regalo esta palabra, pero
esta en particular marco mi vida cristiana profundamente, y se volvió como un
norte, una dirección de hacia donde caminar, se convirtió en el sueño de mi
vida, en mi visión personal y ministerial. “Yo quiero ser vino nuevo, en odres
nuevos” esto me llevo a estudiarla profundamente y lo que hoy queremos
compartirles es parte de esa profundización que nos ha tomado ya tres años y
que aun sigue y creo, seguirá en estudio.
VINO NUEVO EN ODRES NUEVOS
I. ¿Qué es el vino?
Licor alcohólico que se hace del zumo de las uvas exprimido, y cocido
naturalmente por la fermentación. El vino es el producto final de la vid. Produce
una supresión del sistema nervioso central, es un deshinibidor, que si se sabe
consumir, puede producir estados e euforia, pero que en la medida en que se
abuse puede hacer que la gente haga o diga cosas que en sano juicio jamás
haría, digamos que potencializa ciertos comportamientos en las personas,
hasta llegar a estados severos de embriaguez, en donde se pierde la razón.
¿Es bueno o malo? ¿Que piensa Jesús del vino?
El vino en la Biblia tiene un significado muy profundo, el vino de los judíos era
exactamente el jugo de la uva con un grado de fermentación, se usaba
muchísimo, y al igual que hoy, su abuso tenia malas consecuencias. Pero con
la venida de Jesús el vino cobra un significado más especial.
Juan 2:1-12
En las bodas de Cana, fue el primer milagro de Jesús, aparte de que a Jesús le
gusta asistir a matrimonios, esto nos habla, de que en El hay poder, para
colocar en nuestra vida ese vino de la alegría, cuando este falta, en el esta el
poder para transformar cualquier situación de nuestra vida en algo bueno, en lo
mejor.

Mateo 26:26-29
Aquí Jesús esta terminando su ministerio, y lo terminó también con vino, pero
esta vez, con un significado aun mas profundo porque les dijo: Esta es mi
sangre que es derramada por ustedes y por todos los hombres para el perdón
de los pecados, Ya no es solo algo que el nos da como en las bodas de Cana,
sino que ese vino es El mismo que se da por amor a nosotros, para darnos una
posibilidad ya no solo de transformar circunstancias de nuestra vida, sino de
ser transformados por su sacrificio por nosotros.
Juan 15: 1-17
Esta palabra nos hablará de lo que es la vida en Cristo; no solo nos da el vino
para que cambien circunstancias difíciles de nuestra vida, no solo se hace vino
para lavar nuestros pecados, sino que además El es el árbol que produce el
vino, El es la vid, a través de una relación profunda con Cristo, nuestra vida
será muy fructífera y generara constantemente vino, en este caso Jesús
invierte todo en nosotros para que nosotros también invirtamos todo en El y así
nuestra vida sea muy fructífera. El no solo quiere darnos cosas, o lavar
nuestros pecados, El es el vino nuevo, que a través de una relación intima con
nosotros quiere y puede generar vino nuevo a través de nosotros.
II. ¿QUE SON LOS ODRES?
Cuero, generalmente de cabra, que cosido y empegado por todas partes
menos por la correspondiente al cuello del animal, sirve para contener líquidos,
como vino o aceite.
Es necesario tener en donde colocar el vino, y cuando se trata de vino nuevo,
se refiere al jugo de la uva que empieza su proceso de fermentación requiere
que el odre sea nuevo porque es elástico, pero a la vez resistente para que no
se rompa. El odre viejo pierde elasticidad, y no soportara el proceso de la
fermentación, sino que se romperá, y el vino se derramara y se perderá.
El vino nuevo se refiere a Jesús, los odres somos nosotros; pero ¿Qué en
nosotros exactamente? Son nuestras estructuras religiosas, en nuestra mente y
en nuestro corazón, es nuestra manera de concebir la idea de Dios y de
relacionarnos con El. Es la manera como nos enseñaron a relacionarnos con
Dios y que de alguna manera se convierten en nuestro Dios. Porque a veces
confundimos el vino con el odre y pensamos que es lo mismo. Pero aunque el
vino necesita el odre para cumplir su misión y que no se pierda, lo fundamental
es el vino no el odre. Dios nos envía el vino nuevo en Jesús, pero ese vino
llega a un pueblo, en donde se tienen los odres de hacia mil años, la religión
judía, Y Jesús se estrella con corazones duros y mentes cerradas a su acción,

y se convierte en un escándalo para ellos, al punto de asesinarlo. Los odres se
rompen y el vino para ellos se echa a perder.
Hoy sucede exactamente lo mismo, solo que el odre no es la religión judía,
pero puede ser cualquiera de las actuales, son las maneras en que aprendimos
a relacionarnos con Dios, que se pudieron volver mas importantes que el
mismo Dios, o que hemos llegado a pensar “ese es Dios” y cuando
encontramos otras maneras de relacionarse con Dios nos escandalizamos y
pensamos “Así no es, ese no es Dios”, por ejemplo, hace años la misa se decía
en latín, por supuesto solo la entendía el sacerdote, porque aprendía latín en el
seminario, ese odre se tuvo que renovar porque ya no servia, y así
sucesivamente, odres en música, recuerdo que cuando entre a los caminos de
Dios se cantaban canciones muy lindas, pero han pasado los años y Dios ha
levantado odres nuevos en la música, y hoy los jóvenes son muy atraídos hacia
la música actual, sin decir que la anterior sea mala, simplemente se tiene que
renovar para que siempre haya vino nuevo.
Piensen en cuales son sus estructuras mentales en las que conciben a Dios,
las que aprendieron desde niños, o desde que entraron a algún grupo de
oración o alguna iglesia, son buenas porque los ayudaron a relacionarse con
Dios. Y esa era su función. Pero no se aferren a ellas, porque Jesús es vino
nuevo, que constantemente necesitara odres nuevos, entones es necesario
remojar el corazón, no dejar que se endurezca, será necesario abrir la mente,
para poder recibir eso nuevo que El quiere colocar en nosotros.
CONCLUSION
En sus tiempos sobre la tierra y en el día de hoy Jesús fue y será el vino nuevo
dado por el Padre para nuestra salvación. En estos tiempos así, como en los
antiguos Jesús necesita encontrar odres nuevos, la gran pregunta es: ¿Lo
podrá encontrar en mí?

 

Liliana Garcia U.

Actualizado ( Jueves, 12 de Mayo de 2011 03:55 )